lunes, 30 de enero de 2012

Pespuntes para la inclusión

El viernes hablábamos de puntadas y hoy el Diario Sur habla de "Pespuntes para la inclusión" (por Gema Martínez), como reza el titular que he copiado de mala manera. Una forma de emplear la moda para insertar en el mercado laboral a personas en grave riesgo de exclusión social como ex-presidiarios, discapacitados o mayores de 45 años.

Se trata de una iniciativa de la Asociación Arrabal, que puso en marcha la empresa de inserción Aidei, de donde nació el proyecto de industria creativa Sin Patrones.
Primero pusieron en marcha un taller de corte y confección denominado 'Elaboración de Productos Artesanales: Textil, Piel y Bisutería' el pasado verano, en el que participaron 15 reclusos de tercer grado, en octubre abrieron un taller en calle Santa Elena y en diciembre una tienda en Galerías Goya en la que venden sus diseños, ropa reciclada y costumizada y complementos. Entre los dos espacios hay contratadas 6 personas.

De los diseños se encarga Mónica Palomino, directora de Aidei, y en los cursos se ha contado con la colaboración de diseñadores locales como Hilario Carruana, Lucía Álvarez, Úrsula Serreck, Victoria Bellido, Gema Moreno y María Abbate.

Os pongo este resumen porque no lo encuentro en la web de Sur, pero en la edición papel lo tenéis en la página 10. Altamente recomendable.
Un besote.

viernes, 27 de enero de 2012

Puntadas para soñar

Días de malas noticias en los telediarios y los periódicos, de malos augurios económicos y un nuevo golpe del paro. Menos mal que nos queda la Alta Costura. Porque aunque sólo un puñado de mujeres de todo el planeta puedan lucirlos, todas podemos soñar con ellos, deleitarnos con cada uno de sus detalles, admirar sus puntadas llenas maestría, los cortes perfectos, las telas exquisitas.
En tiempos tan deprimentes como estos, a mi al menos, la Alta Costura me aporta luz y belleza, y eso nunca está de más.







Un besote.

Fotos de Telva y El País.

jueves, 26 de enero de 2012

Lo quiero, lo necesito


Pero ya, lástima (o suerte mejor dicho, porque de muchas de estas compras impulsivas te arrepientes en cuanto has hecho click), que en mi talla está agotado en la tienda online de Zara. Queda el peregrinaje, pero me da pereza, y como cada día sacan algo nuevo y las nuevas temporadas son muy golosas, estoy por esperar a ver si el capricho es definitivo. Pero no me digáis que no es mono!!!!! Sencillo y estiloso, combinable, cómodo y barato, ¿se puede pedir más?
Y vosotras, ¿caéis en la tentación a golpe de click?

Nota: Los zapatos son una monada, pero tan altos que te los tienes que probar en la tienda y luego, andar un poco por casa antes de salir a la calle para cogerles el punto.