viernes, 19 de octubre de 2012

Copleras de otra época... Imperio Argentina







Imperio Argentina, Magdalena Nile del Río, Malena. Una mujer que fue una estrella y que vivió una vida larga, desgraciada en lo personal, plena en lo profesional. Llena de éxitos, admirada por todos, pero que durante sus últimos años se vio empañada por problemas aireados en la pequeña pantalla por su propia familia. Pero Imperio, Malena, también contó con grandes amigos, como Fernando Aísa, actual propietario del Legado de la artista y que se dedica a intentar promover su nombre y recordar sus logros profesionales.
Aísa además ha convertido su casa en un museo en el que Imperio es la protagonista, con sus muebles, sus vajillas, libros, joyas, mantones.... Un espectáculo que nos lleva en más de una ocasión a la década de los treinta, la de sus mayores éxitos, mezclado con un puntazo kitsch importante, las  cosas  como son.
Allí se encuentran nombramientos, como Doctora Honoris Causa de la Complutense, Ciudadana Ilustre de Buenos Aires, la Medalla de Oro de las Bellas Artes o la de las Artes, Ciencias y Letras de Francia.
Se descubre a una mujer moderna, a quien Picasso regaló un boceto un día en su casa de París, a quien Alberti dedicó obras, en un salón en el que cuelgan cuadros de Penagos y Antonio López y que vivió en Berlín.
Exquisita, la colección de abanicos, alguno de ellos regalo de la Reina Victoria Eugenia tras una actuación en el Palacio Real, y la de mantones de Manila, uno de ellos regalo de otro malagueño ilustre (porque Imperio, Malena, nació en Buenos Aires de madre malagueña, y aquí decidió vivir y morir).
Para los amantes de la Copla, quedan los recuerdos de Azabache, el mítico espectáculo de la Expo’92 de Sevilla con un cartel irrepetible, Imperio Argentina, Juana Reina, Nati Mistral, Rocío Jurado y María Vidal. Para los del cine, el Goya de Honor que recibió en 1989. Aísa guarda también el precioso conjunto de vestido y abrigo que llevó en esa ocasión, con cristales bordados sobre seda en crudo.
Junto al piano de la artista, se acumulan fotos de su vida en Berlín, Nueva York, París. Imágenes de una mujer de mundo, moderna (lo que se aprecia en sus muebles, de líneas orientales y art decó, amén de antigüedades como el comedor que adquirió en un anticuario europeo y que según Aísa perteneció a la familia imperial rusa, aunque no está confirmado). También recuerdos, como cartas de Ramón Gómez de la Serna, una tarjeta de Juan Ramón Jiménez, fotos dedicadas de Carlos Gardel y Pío Baroja, y la que más llama la atención a todos los que visitan la casa, una invitación del mismísimo Adolf Hitler.
En un local situado a pocos metros, guarda una colección con los carteles de sus películas, las portadas de revistas que  protagonizó, algunos de sus vestidos y los baúles de sus viajes.
Los recuerdos de una diva, de una estrella, la única en cantar a dúo con Gardel y a la que bautizó como Imperio Argentina el mismísimo Jacinto Benavente.


Estuvo casada dos veces, la primera con el director de cine Florián Rey, padre de su hijo Florián, y con Ramón Bailló, conde de las Cabezuelas, pero apenas duraron.
De su relación con Joaquín Goyanes de Osés nació su hija Alejandra, y dice Aísa que su gran amor fue el actor Rafael Rivelles.

En sus memorias, afirmaba: “He conocido el éxito, pero sé también lo que es el fracaso. He amado, pero alguna vez he sido traicionada. Incluso he padecido lo peor que le puede ocurrir a una madre: dos hijos he tenido y los dos han muerto ya”.

Magdalena Nile del Río nació en Buenos Aires en 1910 y murió en Benalmádena, Málaga, en 2003. 
Hija del  guitarrista gibraltareño Antonio Nile y de la bailarina malagueña Rosario del Río. Su debut español tiene lugar en 1924 en el Teatro Romea (Madrid) de Madrid, con motivo de una gira que sus padres hacían por España. La amadrina la entonces célebre Argentinita, aunque lleva actuando desde los 7 años bajo el nombre de Petit Imperio.

Estrella del cine, grabó películas con la Paramount y durante la guerra civil, lo hace en Berlín, en los estudios de la UFA.

Os dejo unas fotos de sus pertenencias.


Algunas de las joyas que uso en películas y giras



El mueble bar portátil es una obra de arte

El piano de la cantante, rodeado de recuerdos


Uno de sus abanicos


La estrella, en su época de esplendor


Baúl empleado en sus viajes


Imperio con una preciosidad de vestido en su juventud. ¿No le da un aire al famoso vestido de Expiación?







Algunos de sus abanicos, mantones y peinas, con imágenes donde las luce.

Espero que os guste.





No hay comentarios: