miércoles, 25 de julio de 2007

Bolsitos parisinos

Aquí os muestro mis compritas parisinas, la primera, el bolso de Longchamp en celeste con las asas y el cierre de piel marrón, super cómodo para ir de compras. Además, es plegable, que para guardarlo en el armario es muy cómodo.



Este es el bolso mercadilloso. Esa soy yo, una semana viendo bolsos buenos y al final me encapricho de uno de mercadillo, y me voy de allí más feliz que una perdiz. Es que me pirran los bolsos con ese tipo de cadena, y si encima cuesta dos duros, pues mejor que mejor.



Así es como salí de rebajas el sábado, que a propósito, encontré un montón de cosas, las tengo que fotografiar. Vestido de H&M que ya conocéis pero combinado con pañuelo de Amichi del año la polka, alpargatas de cuero celestes que compré en Barcelona hace un par de años, super cómodas para estar andando toda la mañana, colgante que me compré en el Parque Güell en el mismo viaje que las alpargatas y bolso parisino.



Así es como combiné el otro día el bolso mercadilloso de París, con las bermudas negras ya conocidas, la blusa verde que mis suegris me regalaron por mi cumple, collar largo del año de maricastaña (del instituto creo, ya ni me acuerdo) y los zapatos verdes del mercadillo.



Un besote.

miércoles, 18 de julio de 2007

Preparando la nueva temporada

El sábado quiero ir a las rebajas, pero como tengo mucha ropa, he pensado que lo mejor será invertir en unos básicos para la próxima temporada, así que estoy echando un vistazo a lo que promete ser tendencia.



Lo primero que me ha quedado claro en mi lista es que tengo que incluir en ella unos pantalones y unos zapatos masculinos. El estilo Kate Hepburn salta definitivamente a la calle, como han confirmado las hermanas Cruz en la presentación de su línea en Mango y como algunas celebrities ya lucen (véase foto de Katie Holmes en Berlín).



También hay que añadir a la lista algo de cuadros, con toque chic y muy british, como ya ha hecho Kylie con su minivestido.

Me apunto un par de cosas de La Redoute, como la camisa con lazada o las camisetas y sueters finitos y largos para llevar con cinturón, además de ese vestido de viscosa, tan cómodo para el trabajo ¿no?.


Fotitos de la nueva temporada de La Redoute.

Lo que sí que pienso copiar del catálogo, pero sin boina, es el estilismo del minivestido negro con las medias verdes, que me parece fantástico, elegante, informal y divertido, aunque habrá que verlo en alguien que no tenga cuerpo de modelo. Probaremos a ver qué tal.


Fotos de la nueva temporada de La Redoute.

Qué más....... Sí, un abrigo rojo, llevo dos años con ganas de un abrigo rojo y de este año no pasa, sobre todo porque pienso construir el armario con piezas grises y negras y el rojo le dará el toque de vida necesario, a ver si tengo suerte y encuentro uno que me guste y no me arruine!!
De todo esto, en las rebajas creo que me concentraré en los pantalones masculinos, que será lo más fácil de localizar, aunque nunca se sabe...

lunes, 16 de julio de 2007

París II

Otras fotitos del viaje a París:



En una de las tiendas vintage, con todo tipo de cosas de Chanel, esta es la tienda que os contaba que tenía un montón de 2.55 de todos los estilos y épocas, todo un lujo para los ojos. En el interior, todo expuesto en vitrinas en tonos claros repletas de joyas para las amantes de la moda.

En el escaparate de Galliano en la Rue St. Honoré, prendas y puesta en escena muy punk, nada que ver con las tiendas de Dior.

Longchamp también en St. Honoré, donde me compré mi bolsito, que tengo que hacerle la foto, que luego se me olvida. Grandes bolsos y camisetas geniales, de aire clásico e informal.

Escaparate de una tienda de Escada.


Tienda de Alberta Ferretti.

Uno de los estilismos parisinos, frente a un precioso edificio de estudios de artistas en el que residió Picasso. Chaqueta de Pull &Bear de las rebajas, camisa blanca de Sfera que ya conocéis y pitillos vaqueros negros de Massimo Dutti (por fiiin encontré mis pitillos en rebajas, de pura casualidad y cuando tenía perdida la espezanza, creo que por eso los encontré después de haberme probado decenas de ellos durante meses).
En los jardines de Luxemburgo, con el pitillo negro, camisa blanca también de las rebajas de Massimo Dutti (el domingo día 1 me fue a primera hora de la mañana y me hice con la chaqueta, los pitillos y esta camisa). El bolso de Benetton y la chaqueta verde. La camisa es super delicada, de lino y organdí con piegues y volantitos en la pechera y el pecho, eso sí, se arruga con mirarla.

En la Rue Cambon, en la Maison Chanel. Justo tras esa puerta, está la famosa escalera con las paredes de cristales, en un ambiente totalmente mágico para todas las que admiramos a Coco. Mi outfit, vestido (no os recuerda al Chanel?) estampado con cuello caja, mini y manguitas con volante, con leggins (hacía fresquis) y bailarinas rojas, bolso rojo de Fun&Fasics y chaqueta negra con manga francesa de Mango de hace unos años.





Detalle del estilismo del vestidito de Mango, que me encanta y me chifla, estoy enamorada de mi vestidito.

Mi fantástico paraguas transparente, con minivestido de Blanco y leggins, trench para la lluvia y el centro Pompidou (¿se escribía así?).

En el hotel, el minivestido blanco con los leggins y plataformas negras de Pilar Burgos de las rebajitas.

En la puerta del parlamento francés, con un top de seda de Zara Home, con los vaqueros rectos de Naf Naf y el bolso rojo. Como no en el viaje, mi chaquetita verde.

Una preciosa tienda de paraguas y sombreros ¿no es un encanto?
Zadig&Voltaire es una de las cademas más chulas de París, pero no me compré nada porque me resultó carilla con todos los gastos del viaje (me pudieron los remordimientos y la conciencia en forma de marido)
Un besito, cuando pueda, el último tirón!!

viernes, 13 de julio de 2007

París I

Primeras fotitos de París. Como son muchas, las voy a subir en varios post con poquito texto. Resumiendo, os cuento que he encontrado mi otra ciudad. Enseguida me encontré cómoda, con todo tan limpio, la gente tan arregalada y oliendo tan bien en la mayoría de los casos, y (en contra de lo que dicen de ellos), super super amables con nosotros, dos pequeños turistas del sur de sur. Eso sí, mi vestuario se tuvo que modificar sobre el terreno porque hacía un frío del quince, sobre todo para nosotros que llegábamos con nuestros treinta y tantos graditos. Gracias a que eché los leggins en la maleta, porque fueron mi tabla de salvación. Las tiendas allí son una pasada, de verdad, qué variedad y qué cantidad de cosas bonitas. Hay prendas muy originales, pero la mayoría de las parisinas que me llamaron la atención apostaron por los básicos en colores neutros bien combinados, mucho pantalón negro con bailarinas y en las tiendas, pantalones de campana en los escaparates de la nueva temporada, aunque la gente seguía llevando pitillos. De mis compritas, las primeras fueron obligatorias e improvisadas, un paragüas y unos zapatos cerrados porque las bailarinas se inundaron. El paragüas además fue perfecto, en un puesto voy y me encuentro el que llevaba dos años buscando, transparente con aire retro y la copa cerradita, genial. Estoy definitivamente enamorada de mi paragüas. Los japoneneses también me llamaron la atención, por la cantidad que había y la forma de comprar productos de lujo, hacían cola en las Galerías Lafayette para comprar en Louis Vuitton, lo que yo os diga, arrasaban con los estantes de Longchamp. Me fliparon las tiendas vintage, especialmente una de la que no recuerdo el nombre en Saint Germain por su selección alucinante de bolsos 2.55 y camelias Chanel, y Didier Ludot, porque era como un museo de la alta costura a la venta. Recuerdo un fantástico Dior rojo de 1955, un Ferré de 1991 creo y un YSL alucinante, además de un montón de Hermés perfectamente conservados. Lo que yo os diga, para una mileurista inasequible, pero visita obligada para cualquiera que le guste la moda. También en el Mercado de las Pulgas había vintage, junto antiguedades de todo tipo, desde los muebles más alucinantes hasta un clavo oxidado. Os subo una foto de una tienda que tenía vestidos preciosos de la década de los 20's y de finales del siglo XIX, era para agarrarte al mostrador y quedarte allí para siempre. Bueno, menuda parrafada, luego sigo. Un beso. Ahí van algunas de las fotos.


La tienda, bueno, el edificio, de Nina Ricci, justo frente al Dior, una esquina para volverse loca.

Entrada a la Maison de Dior




No se a vosotras, pero a mi me gustaría trabajar para muchas de las empresas de este edificio





Yo, el último día, despidiéndome del Sena, en uno de los looks de la semana que menos me gustaron, pero era lo que había limpio en la maleta. Falda verde de Zara, chaquetita de las rebajas de Pull&Bear de antes de marcharme y cami gris del H&M.






Escaparate de Dior, ¿es el rosa el vestido más bonito qué habéis visto nunca?, en directo lo es, con una tela que es una pasada y un corte alucinante, ¿Tu ves? para llevar ese vestido sirve ser una celebrity



Tienda del mercadillo de las pulgas de la que os hablé más arriba, con vestidos de los años 20 y mucho más.

Luego sigo, un besote.