domingo, 22 de septiembre de 2013

Talento, trabajo y pasión, los ingredientes de dos historias de moda con final feliz

Cuando emprendes, debes trabajar duro, buscar la excelencia y ser un apasionado de lo que haces. En una frase se puede resumir el contenido de la charla que ofrecieron el pasado miércoles en el Hotel Room Mate Larios los diseñadores Stella Rittwagen y Moisés Nieto dentro de la presentación del nuevo Master de Gestión y Comunicación de Moda de Esco en Málaga.

Ante un auditorio repleto, Stella Rittwagen detalló, de forma cercana y amena, cómo desde la sencillez, trabajando mucho, con buenas ideas y siendo distinto, se puede alcanzar el éxito en una empresa de moda, simplemente contando su propio caso. ¿Conoces sus bolsos? Yo me quedé con una de las novedades de la nueva temporada, un shopper de piel hiperligero, pesa sólo 50 gr., desarrollando junto a su proveedor (el 90% de su producción se realiza en España) la técnica necesaria para hacerlo.
Collage en blanco y negro disponible en su web

La inspiración para el collar Pom Pom llegó durante un viaje a Marruecos


Moisés Nieto es una de las jóvenes realidades de la moda de este país. Me sorprendió su sensatez, lo claro que habló, apenas unos días después de presentar en la MBFWM su última colección, Lola, dedicada a su madre. Antes de convertirse en ganador del EGO, de triunfar a nivel nacional, Moisés Nieto estudió en la Escuela de Bellas Artes de Málaga, y de hecho en la charla se encontraban varios de sus profesores y compañeros de profesión, que quisieron compartir su éxito.


Un éxito de nuevo basado en el trabajo, en tomar riesgos (yo creo que lo es ponerse al frente de su propia marca y luchar para sacarla adelante en un mundo tan complicado) y en la pasión por la moda. A propósito, me encanta su trabajo, y su propuesta para la primavera de 2014 me parece fabulosa.

Pasión, trabajo y no conformarse.. ¿te apuntas la receta? Yo creo que es aplicable a casi todo en la vida.

Un besote.

miércoles, 24 de julio de 2013

Tras 11 años, hoy me despido de mis peñistas desde las páginas de La Alcazaba

Creo que en 11 años, esta es la primera vez que firmo un artículo de opinión en La Alcazaba, la primera y única vez en 529 números. Será porque siempre he pensado que lo que yo creyera, opinara, como persona, no era lo prevaleciente, que la Federación y los peñistas debían ser los que hablasen. Yo sólo he sido una profesional, una trabajadora al servicio de este colectivo.

Pero esta vez si tengo algo que decir, y es sólo una palabra, gracias, porque el miércoles 31 de julio cierro una etapa profesional en la Federación Malagueña de Peñas, Centros Culturales y Casas Regionales para iniciar otra distinta pero que me abre nuevos retos y no quería irme sin despedirme de todos vosotros, de mis peñistas. Porque de estos once años, me quedo con dos cosas, con mi ciudad, que gracias a vosotros conozco mejor, aprecio más y siento como más mía, y sobre todo con los hombres y mujeres del colectivo, que me habéis dado vuestro cariño en todo momento y siempre me habéis tratado como una más. Cuánto me he reído y disfrutado en vuestra compañía, aunque todo no haya sido siempre fácil.

Quiero dar las gracias especialmente a todos y cada uno de los compañeros y compañeras, muchos de ellos ya amigos, que he tenido en la Federación, trabajadores y juntas directivas, de las distintas etapas por las que ha pasado esta institución en los últimos 11 años, a los sponsors, a los colaboradores...

También a todos los presidentes para los que he trabajado: Rafael Trigos, Jesús González, Fernando Escobar (Junta Gestora) y Miguel Carmona. Ycomo no, el último recuerdo, para mi equipo, mis fantásticos
Daniel Herrera, Diego Soler y Pepe Amaya. 

Y ya sabéis que aunque me vaya de la Federación, me tendréis para cuando os haga falta, porque me voy siendo una de las vuestras. Así que no quiero despedirme con un hasta siempre, mejor hasta pronto.
Gracias por todo.


miércoles, 3 de julio de 2013

¿Qué me pongo mañana?

¿Quién no se ha hecho esta pregunta? El momento qué me pongo, aunque tengas el armario a rebosar, nos puede traer fritas, sobre todo los días tontos en los que nada te cuadra. Yo en esos momentos suelo tirar de básicos (aunque ni por esas y acabo hecha unos zorros), pero he descubierto una página que te da todos los días una dosis de inspiración.


Se llama Style Up, y el funcionamiento es muy simple: te das de alta indicando la ciudad en la que vives, y cada noche te envían al correo electrónico una sugerencia, una inspiración, para ponerte al día siguiente acorde a la previsión del tiempo para ese día. El servicio es gratuito, entonces, ¿dónde está el negocio? Pues muy fácil, justo debajo de la descripción del outfit, te ofrecen la posibilidad de comprar en tiendas online prendas low cost te que permiten emular el estilismo que te acaban de proponer, que además puedes comentar con otras usuarios y compartir en redes sociales.


Para ser sinceros, cuando me di de alta (porque soy muy friki y me llamó la atención), pensé "a ver la galeria de los horrores que me mandan al correo, esto en dos días está en la carpeta de spam", pero la verdad es que me estoy llevando gratas sorpresas, con propuestas estilosas. Bloggers, editoras de moda, e incluso algún modelo de lookbooks de Zara, por ejemplo. Otra cosa es que me acuerde de mirar el correo antes de dormir, claro.



La pega, que muy a menudo lo del look acorde con el tiempo es muy relativo, demasiado abrigados para un verano mediterráneo. Este es el outfit que proponen para mañana, a ver qué os parece.

¿Os van a vosotros este tipo de servicios? ¿Estáis faltas de inspiración mañanera?
Un besote.

viernes, 10 de mayo de 2013

DIY para el fin de semana, una cesta para el verano

Soy de cestas, mucho. En verano las uso para casi todo, como bolso de día, para ir a la playa, como cartera de mano... Me encanta ese punto informal, fresco, que aportan a lo que te pongas y las identifico con el estío Mediterráneo, lo mismo que me pasa con las cuñas de esparto.

Así que hoy os propongo un DIY facilito (lo he hecho hasta yo...), customizar una cesta de mimbre. La mía la compré en el mercadillo Baños del Carmen, en el puesto de una chica marroquí.

Los siguiente que hice fue sacar de internet una silueta de una golondrina (aunque puede servir cualquier cosa), para recortarla.






 Fijé el folio a la cesta con cinta de pintor y con cuidado, pinté con spray para conseguir la silueta de la golondrina, en los dos lados de la cesta.




El siguiente paso fue coser, con paciencia, con hilo fuerte y una aguja grandecita (todo de la mercería del barrio, les llevé la cesta y ellas me aconsejaron qué aguja e hijo emplear), cosí el encaje en el filo de la cesta y, como quedaba muy abierta, le hice un cierre con unos sencillos lazos de algodón.



Vista del resultado



Para terminar, le cosí un forro blanco con un retal que tenía en casa, simplemente con unas puntadas en el filo.

Espero que os guste y os animéis, y también que me mandéis propuestas para customizar cestas, que ya tenemos aquí el buen tiempo!!